Herramienta de accesibilidad para
personas con discapacidad
Portal de Accesso

Pronunciamiento Asamblea Consultiva y Asamblea Emérita del COPRED

Publicado el 05 Septiembre 2020

Desde las Asambleas Consultiva y Emérita del Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (COPRED) nos congratulamos por los compromisos anunciados el día de hoy por la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo, durante la inauguración de la Clínica de Atención Integral Trans en la alcaldía Miguel Hidalgo.

En días pasados, el COPRED publicó su informe sobre los impactos diferenciados por COVID-19 hacia grupos de atención prioritaria en la Ciudad de México, en el que se reportan las brechas de desigualdad que antes de la pandemia vivían las personas LGBTTTI y quienes viven con VIH, y que se han profundizado debido a la pandemia. En este sentido, la existencia de una tercera Clínica en esta Ciudad que atienda de manera integral a las personas trans refuerza la necesaria garantía del acceso efectivo a todos los derechos de poblaciones que históricamente han vivido la exclusión y obstaculización en el ejercicio de sus derechos.

Precisamente porque las personas de la diversidad sexo-genérica se encuentran en el centro de las violencias, resulta sumamente relevante el compromiso mencionado por la Dra. Sheinbaum de establecer mesas de diálogo con activistas y sociedad civil para diseñar estrategias y acciones para prevenir y atender las violencias contra las personas LGBTTTI en la Ciudad de México, en especial contra las mujeres trans, que en las últimas semanas han alcanzado niveles escandalosos en todo el país.

Durante el 2019 fueron cometidos 45 transfeminicidios, y en lo que va del 2020, 37 mujeres trans han sido asesinadas. El reporte de Letra S del pasado 17 de mayo informa que cada tercer día se asesina a una persona LGBT en México y que los homicidios de mujeres trans representan el 55% del total de registros.

Los transfeminicidios son la expresión más grave de la discriminación que viven las personas trans, pero no es la única. Según un informe sobre acceso a los derechos de las personas trans en México, publicado por Almas Cautivas, “las barreras que encuentran las personas trans al acercarse a los servicios médicos, públicos o privados es la negación del servicio o los malos tratos debido a su condición sexo/genérica, lo que implica que la atención, si es que la reciben, sea bajo preconcepciones y prejuicios sobre las personas trans, lo que dificulta una adecuada atención médica durante el proceso de transición, sobre todo en la terapia de reemplazo hormonal e intervenciones quirúrgicas, pues no se atiende a las particularidades de cada género y sólo se consideran dentro del control sanitario de infecciones de transmisión sexual focalizado hacia las mujeres trans.”

La relevancia de que existan clínicas como la especializada Condesa, con sus sedes en las alcaldías de Cuauhtémoc e Iztapalapa y próximamente en Miguel Hidalgo, reside justamente en la necesidad de adoptar una perspectiva que tome en consideración el derecho a la salud como el derecho a un estado de bienestar general, no solamente a la atención médica.

Por ello resulta importante subrayar la necesidad de diseñar políticas públicas que fomenten la inclusión en el acceso a vivienda o al empleo. Ejemplo de ello es la iniciativa adoptada por Argentina en días pasados, mediante la cual se garantiza una cuota de personas trans en los empleos en el sector público.

Un tema fundamental para la población trans es el reconocimiento del derecho a la identidad. Contar con una identificación que refleje el género y el nombre con el que una persona se identifica es un derecho que permite acceder a otros derechos y que no puede ser obstaculizado por residencia, mucho menos por edad.

Desde hace más de un año, niños, niñas, niñes y adolescentes (NNNAs) trans esperan la posibilidad de realizar su rectificación de acta de nacimiento por la vía administrativa, pues la vía jurisdiccional reconocida actualmente es patologizante y discriminatoria. Una iniciativa de reforma al Código Civil sigue sin aprobarse, aunque fue dictaminada positivamente en octubre pasado por las comisiones de género y justicia en el Congreso. De manera paralela, existe una reclamación en el COPRED (R-016-19) presentada por 18 familias de NNNAs trans por la imposibilidad de realizar la rectificación ante el Registro Civil de la Ciudad de México. Esas mismas 18 familias representadas por la organización LEDESER presentaron amparos para exigir su derecho a la identidad.

La Jefa de Gobierno anunció la mañana de hoy su compromiso para que NNNAs reciban sus actas rectificadas de acuerdo con la identidad autopercibida, para lo cual se instalará un Consejo de evaluación de esos casos. Desde estas Asambleas, recordamos que ni la edad ni la composición familiar pueden ser obstáculos para el acceso a los derechos. Una distinción de este tipo sería discriminatoria, pues establecería un límite injustificado a NNNAs que tengan una familia monoparental o un padre o madre que no acepte su identidad. Todavía existen prejuicios y estigmas hacia la transexualidad, aun dentro de las familias. Estos no pueden convertirse en un obstáculo para el ejercicio de derechos asociado a la minoría de edad.

Finalmente, y no por ello menos importante, la Jefa de Gobierno anunció la emisión de una circular que tendrá como propósito garantizar el registro de los hijos e hijas de las familias lesbo y homoparentales en el Registro Civil. El reconocimiento de la diversidad familiar es un derecho reconocido en esta Ciudad, aplaudimos que se refrende este compromiso en el décimo aniversario del matrimonio igualitario.

Desde las Asambleas del COPRED exhortamos respetuosamente a la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, a que se incluya al Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México tanto en el Consejo para la entrega de actas a NNNA trans, como en las mesas de diálogo en torno a las violencias hacia la población LGBTTTI. El COPRED es el ente encargado de la transversalización de la política pública en materia de igualdad y no discriminación en la Ciudad de México, y como tal, cuenta con el conocimiento en la materia. Es también una institución comunicadora de las problemáticas de los grupos de atención prioritaria en esta Ciudad, pues trabaja con base en el principio de consulta y participación que dicta el artículo 11 de la Constitución de la Ciudad de México.