Herramienta de accesibilidad para
personas con discapacidad
Portal de Accesso

El COPRED condena agresiones y trato discriminatorio contra personal de la salud

Publicado el 20 Abril 2020

Ciudad de México, a 20 de abril de 2020

Boletín 009

A partir de la declaratoria de la pandemia COVID-19 como emergencia por causa de fuerza mayor, la población ha tenido que adoptar medidas de resguardo y alejamiento social que tienen impactos graves en las vidas, empleos, educación y economía de las personas.

El personal de salud, que de manera ordinaria se compromete con su labor en jornadas extenuantes en instancias públicas y privadas, está expuesto no solamente a muchas más horas de trabajo intenso y trágico, sino también a la incertidumbre de un virus del que poco se sabe, pero es muy contagioso y en algunos casos, letal.

Ante este escenario, el personal médico y de enfermería se encuentra en primera línea atendiendo, ayudando y cumpliendo con su juramento de salvar vidas. Cada mañana salen a laborar, a diferencia de quienes cuentan con el privilegio de realizar teletrabajo. Todos los días las personas trabajadoras de la salud exponen su bienestar y el de sus seres queridos para cumplir con la labor más difícil en una pandemia.

Es increíble que mientras nuestra vida y salud están en manos de personas médicas y enfermeras, existan brotes de violencia y discriminación en su contra. A través de testimonios en redes sociales y noticias en medios de comunicación, pero también por denuncias presentadas ante el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (COPRED) o el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED), hemos conocido de estos lamentables episodios.

Entre las acciones denunciadas, están la negativa de venta de alimentos en comercios o del acceso a servicios de transporte, así como agresiones directas por parte de personas de su vecindario o transeúntes en la vía pública, que van desde amenazas e insultos hasta daños físicos a su persona o propiedad.

Desde el COPRED hacemos un llamado enérgico a la población en la Ciudad de México a respetar al personal de salud y detener las agresiones en su contra. Son quienes atenderán nuestra salud y la de nuestros seres queridos. No solamente merecen respeto, como cualquier otra persona, sino que requieren de nuestra solidaridad. En lugar de violencia e insultos, merecerían trato preferente en las filas del supermercado y en el acceso al transporte, así como respeto y gratitud en vecindarios y al pasar por las calles.

Estas actitudes discriminatorias son contrarias a la ley y a los derechos humanos, valores que rigen las relaciones entre particulares: los principios de dignidad, de igualdad y no discriminación, pero además, en algunos casos constituyen conductas delictivas consignadas en el Código Penal de la Ciudad de México.

Son ampliamente conocidas las muestras de solidaridad y apoyo de buena parte de la población al personal médico, de enfermería y personas que desempeñan actividades relacionadas con los servicios de salud, pero no podemos dejar de señalar las acciones denunciadas, motivadas por estigmas, prejuicios y falta de información. Estas perjudican a la sociedad en su conjunto, principalmente en un contexto que exige calma, solidaridad y respeto absoluto entre las personas.

Desde el inicio de la Jornada de Sana Distancia, el COPRED ha implementado estrategias para continuar atendiendo a quienes refieren ser víctimas de conductas discriminatorias. Este trabajo se realiza en conjunto con otras dependencias, como la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México o CONAPRED, cuando se requieren acciones urgentes o medidas precautorias o cautelares.

Además, el Consejo trabaja con diversas autoridades, como la Secretaría de Seguridad Ciudadana, la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México y la Secretaría de Movilidad, así como en estrecha comunicación con autoridades del Estado de México, para tomar las medidas necesarias y pertinentes en cada caso, que garanticen la seguridad del personal médico y de sus familias, así como la posibilidad de continuar realizando su trabajo de manera segura. Por ejemplo, medidas precautorias para que los transportistas se abstengan de negar el servicio al personal médico, sanciones derivadas de la Ley de Justicia Cívica, medidas de protección en términos de la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, entre otras.

Las vías de atención del COPRED están a disposición de todas las personas que laboran en el sector salud, tanto en el ámbito público como privado, que hayan sido víctimas de una conducta discriminatoria: quejas.copred@gmail.com y los teléfonos 56581111 (línea contra la discriminación), 5533 5533 (línea de seguridad y chat de confianza del Consejo Ciudadano de la Ciudad de México) o 53413010, así como el celular 5546008233 para casos graves y de urgencia.

En el COPRED estamos seguras de que éste es un buen momento para generar lazos de empatía y respeto. La Ciudad de México siempre ha demostrado su capacidad de resiliencia y solidaridad; no nos defraudemos.