Herramienta de accesibilidad para
personas con discapacidad
Portal de Accesso

COPRED llama a promover el respeto a las poblaciones LGBTI ante los impactos diferenciados de la pandemia

Publicado el 15 Mayo 2020

Ciudad de México, 15 de mayo de 2020

Pronunciamiento 014

Las condiciones de violencia, estigma, prejuicios, incomprensión y rechazo que las poblaciones LGBTI enfrentan cotidianamente pueden agravarse ante las medidas de confinamiento derivadas de la contingencia por emergencia sanitaria por la pandemia de la Covid-19.

Ante el contexto y los impactos diferenciados que las medidas de aislamiento tienen en las poblaciones más vulnerables, en el marco de la conmemoración del Día Internacional contra Homofobia, la Transfobia y la Bifobia este 17 de mayo, el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (COPRED) hace un llamado a erradicar los prejuicios y violencia hacia la diversidad sexual y de género, así como a promover el respeto a las infancias y adolescencias LGBTI que podrían enfrentar conductas discriminatorias y de rechazo al interior de sus familias durante el confinamiento.

El Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia conmemora la eliminación de la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 1990. A casi dos años de que también dejó de considerar la transexualidad o "incongruencia de género" como un trastorno mental, el COPRED recuerda la importancia de seguir trabajando para eliminar cualquier forma de discriminación y violencia hacia estos grupos.

La despatologización de la homosexulidad y la transexualidad ha sido un gran avance en la lucha por los derechos de la población LGBTI; sin embargo, aún persisten altos grados de discriminación y violencia, que se potencializan en tiempos de resguardo domiciliario cuando hay rechazo o carencia de apoyo familiar.

La Encuesta Nacional de Discriminación (ENADIS) 2017 señala que el porcentaje de población de 18 años y más que opina que en el país se respetan poco o nada los derechos de las personas trans es de 72%, y el de las personas gays o lesbianas 66%. Además, el porcentaje de la población de 18 años y más que declaró que justifica poco o nada que dos personas del mismo sexo vivan juntas como pareja en la Ciudad de México es del 40.50%.

En tanto, la Encuesta sobre Discriminación en la Ciudad de México (EDIS) 2017 consigna que el 84% de la ciudadanía indicó que se discrimina a las personas de preferencia u orientación sexual distinta a la heterosexual; la percepción de discriminación hacia personas transexuales y transgénero fue de 74.1%, y 79.7%, respectivamente.

Lo anterior refleja el alto grado de fobia, violencia, estigmatización, exclusión social y discriminación de la que son objeto las personas que no se ajustan a las normas sociales impuestas, incluidos los conceptos de masculinidad o feminidad, los roles sociales, así como las responsabilidades o vínculos relacionados con el género construido. La intersección etaria de NNA LGBTI les pone en una mayor situación de vulnerabilidad, pues por prejuicios, falta de información y miedo, varios entornos familiares y redes cercanas les hacen creer desde muy temprana edad que ser homosexual o trans es anti-natural, vergonzoso y malo.

La Encuesta sobre Discriminación por motivos de Orientación Sexual e Identidad de Género ENDOSIG señala que la figura familiar que más se disgusta y rechaza la identidad de género no normativa es el padre, en un 69.3% de las veces, seguido de la madre, con un 63%, y las hermanas y hermanos, con un 42.3.

Si de por sí las condiciones de violencia que viven los NNA LGBTI son preocupantes, las medidas de distanciamiento y confinamiento social para evitar la propagación del COVID-19 pueden hacer que éstas se agraven, pues les coloca en el riesgo de convivir de manera constante con sus agresores. El estrés y la frustración, combinados con el aislamiento, pueden tener repercusiones serias, por la violencia física, emocional o psicológica a la que pudieran estar expuestos. Sólo para el corte al 7 de abril, el Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México reportó que con respecto a abril del año pasado, los niveles de violencia familiar aumentaron en un 43%.

Por ello, el COPRED subraya la importancia de erradicar toda forma de intolerancia, odio, discriminación y violencia hacia la población LGBTI, con énfasis en el bienestar de NNA LGBTI. Es esencial respetar en todo momento su libre desarrollo a la personalidad e identidad, así como atender los impactos diferenciados que tienen las medidas por la contingencia sanitaria en las poblaciones de la diversidad sexual y de género.

Aprendamos a apreciar la diversidad. No se trata de un rasgo negativo que deba ser combatido, vigilado o castigado. La diversidad es riqueza cultural, multiplicidad de puntos de vista; ruptura de esquemas, prejuicios y estereotipos. La diversidad es uno de los pilares de la dignidad que nos permite construirnos libremente.