Herramienta de accesibilidad para
personas con discapacidad
Portal de Accesso

COPRED llama a integrar a las personas en situación de movilidad humana con un enfoque interseccional y de no discriminación

Publicado el 18 Diciembre 2020

Pronunciamiento 041

  • El COPRED y la UNESCO firmaron una Carta Intención para realizar acciones en favor de la igualdad y no discriminación dirigidas a las personas migrantes y sujetas de protección internacional.
  • Una de las acciones es el proyecto sobre movilidad humana para gobiernos locales en América Latina y el Caribe, que busca emitir una guía interseccional para la atención e integración de este grupo.

En el marco del Día Internacional del Migrante, proclamado por la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en el año 2000 ante el aumento de los flujos migratorios a nivel internacional, el COPRED hace un llamado para que las ciudades formulen e implementen políticas y acciones para la inclusión de las personas en situación de movilidad humana bajo un enfoque interseccional y de no discriminación.

Con la finalidad impulsar esta perspectiva, el COPRED --representante del Gobierno de la Ciudad de México en la Coalición Latinoamericana y Caribeña de Ciudades contra el Racismo, la Discriminación y la Xenofobia (Coalición LAC)-- y la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) firmaron hoy una Carta de Intención para realizar acciones en favor de la igualdad y no discriminación de las personas migrantes y sujetas de protección internacional; mujeres, niñas, niños y adolescentes; personas jóvenes; personas afrodescendientes; personas LGBTTTI; personas indígenas; personas mayores, y otras que habitan o transitan por la Ciudad de México. La Coordinadora General de Asesores y Asuntos Internacionales de la Ciudad de México, Diana Alarcón González, la firmó como testigo de honor.

Como parte de este compromiso, se lleva a cabo el proyecto sobre movilidad humana para gobiernos locales en América Latina y el Caribe, el cual consiste en el intercambio de experiencias de diversos actores sociales en materia de protección y garantía de los derechos de igualdad y no discriminación de personas migrantes, solicitantes de asilo, refugiadas y desplazadas. Mediante una investigación, así como el diálogo e interacción con distintas ciudades en la región, se formulará una guía interseccional para la atención e integración de este grupo de atención prioritaria, que incluirá un apartado específico sobre movilidad humana en el contexto de la pandemia por covid-19.

De acuerdo con datos de la publicación Inmigrando, fortalecer las ciudades destino, del Banco Interamericano de Desarrollo, en el mundo hay alrededor de 272 millones de personas que son migrantes internacionales. El 20% de ellas se concentra en las áreas metropolitanas más grandes del mundo, incluyendo las de América Latina.

Las ciudades son el primer contacto de las personas en situación de movilidad humana. Éstas tienen un papel esencial para brindar a las personas migrantes servicios básicos como educación, empleo, salud y vivienda para dar cumplimiento a diversos tratados internacionales, pero también para lograr su plena inclusión en las sociedades mediante la implementación de políticas públicas y leyes que garanticen sus derechos.

Por ello, en 2018 diversos gobiernos locales y regionales adoptaron la Declaración de Alcaldes de Marrakech “Ciudades trabajando juntas por los migrantes y refugiados”, para pedir a los líderes de diversos países el reconocimiento pleno y formal de su papel en la implementación y seguimiento del Pacto Mundial para una migración segura, ordenada y regular, así como del Pacto Mundial para los Refugiados.

La Constitución Política de la Ciudad de México consigna la naturaleza de la Ciudad como un territorio intercultural, pluriétnico, plurilingüe y pluricultural, donde las personas en condición de refugio, refugiados o personas migrantes gozan de la protección de sus derechos, bajo los criterios de hospitalidad, solidaridad, interculturalidad e inclusión. Del mismo modo, en su artículo 11 les garantiza el pleno ejercicio de sus derechos como grupo de atención prioritaria.

Por su parte, la Ley de interculturalidad, atención a migrantes y movilidad humana en el Distrito Federal dicta que ninguna persona será objeto de discriminación o exclusión por su condición migratoria, y establece el criterio de hospitalidad, que significa trato digno, respetuoso y oportuno, al tiempo que posibilita el acceso al conjunto de servicios y programas otorgados por el Gobierno de la Ciudad de México.

Nuestra capital forma parte del Programa de Ciudades Interculturales del Consejo Europeo, de donde se originó la aprobación de la Ley de Interculturalidad en 2011, importante avance en la materia. Sin embargo, tras nueve años, es indispensable actualizarla e implementarla en conformidad con los recientes estándares internacionales y el estatus del fenómeno migratorio. En este Día Internacional del Migrante es importante recordar que aún hay muchos retos para su inclusión laboral, así como acceso a la salud y la educación, en la Ciudad de México, que es hoy una ciudad destino.

El COPRED elaboró durante esta contingencia el informe Impactos diferenciados por covid-19: diálogos con organizaciones de la sociedad civil, donde se consigna la imperiosa necesidad de generar acciones interinstitucionales coordinadas para brindar atención integral y acceso a todos los derechos, sin hacer diferencia entre personas migrantes regulares e irregulares, o personas refugiadas, y poniendo un mayor énfasis en las mujeres y niñas migrantes y refugiadas, quienes son más vulnerables a la violencia, explotación y abusos, además de vivir discriminación por género y sus intersecciones.

El COPRED reconoce a la Ciudad de México como una ciudad diversa e incluyente, donde convergen diversas experiencias socioculturales, y subraya la importancia del reconocimiento y la garantía del ejercicio de todos los derechos de las personas en situación de movilidad humana, tales como al libre tránsito, a la nacionalidad, a solicitar asilo y otros, pero especialmente su derecho a la no discriminación y al trato digno.