Herramienta de accesibilidad para
personas con discapacidad
Portal de Accesso

Reconoce COPRED aprobación de dictamen que sanciona los ECOSIG

Publicado el 24 Julio 2020

Boletín 014

El Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (COPRED) reconoce la aprobación por el Congreso de la Ciudad de México del dictamen que reforma el Código Penal de la Ciudad para sancionar los llamados Esfuerzos para Corregir la Orientación Sexual y de Identidad de Género (ECOSIG), los cuales atentan contra la dignidad. Ello refuerza la garantía de derechos de todos y todas, y atiende la obligación que se desprende de la Constitución local de proteger a las personas de la comunidad LGBTTTI.

Los llamados ECOSIG son prácticas aplicadas a las personas pertenecientes a la población Lesbiana, Gay, Bisexual, Trans e Intersex (LGBTI), principalmente niñas, niños y adolescentes, con el objetivo de modificar, cambiar o inhibir su orientación o identidad por considerarlas incorrectas o una enfermedad que haya que curar, justificándolas con argumentos morales o ideológicos que vulneran los derechos humanos.

Las distintas orientaciones sexuales e identidades de género son manifestaciones naturales de la sexualidad humana, y no conllevan en sí mismas efectos psicológicos negativos. Por ello, las también conocidas como “terapias de conversión” son un fraude, pues parten de la idea de que la orientación sexual o la identidad de género son una enfermedad que hay que curar. Sin embargo, asociaciones médicas y organismos internacionales han concluido que la homosexualidad, bisexualidad y transexualidad no enfermedades y no son tratables mediante este tipo de terapias. Por el contrario, se ha concluido que se trata de procedimientos no éticos y pseudo científicos que más se acercan a la charlatanería.

Generalmente, a través de los ECOSIG se cometen una serie de conductas sancionadas por la ley penal como la privación de la libertad, lesiones, violaciones o abusos sexuales, violencia psicológica, física, moral o económica, violencia familiar, entre otras. Además, existe evidencia de que las personas sometidas a ellos es probable que sufran depresión y tendencias suicidas.

En 2015, a través de la emisión de la Opinión Consultiva 1/2015, el COPRED determinó que las “terapias y tratamientos” que aseguran que “curan” la homosexualidad incurren en discriminación, pues colocan a las personas de la comunidad LGBTTTI en una grave situación de vulnerabilidad.

Desde entonces, el COPRED, ha señalado la necesidad de eliminar cualquier esfuerzo por corregir la homosexualidad y la identidad de género, pues se trata de manifestaciones de discriminación que intentan inhibir, violentar y obstaculizar el derecho que tienen todas las personas a ejercer su sexualidad. De la misma manera, ha hecho énfasis en la importancia de denunciar a quienes promueven, imparten, imponen, impulsan o condicionan a terceros a participar en estas prácticas, principalmente cuando se trata de menores de edad.

La aprobación en el Congreso de la capital para sancionar estas prácticas coincide con una visión de ciudad de derechos, como lo expresó la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, al asegurar que pretender cambiar la orientación sexual de una persona con terapias “no corresponde a los sistemas de salud del siglo XXI, a las libertades a las que tiene acceso en esta ciudad, a los derechos, porque es una ciudad de derechos. Nos parece que son medidas que no corresponden con una ciudad de derechos. No corresponden al conocimiento científico, a los derechos y a las libertades”.

Estos esfuerzos fraudulentos, discriminatorios y criminales atentan contra la vida, integridad, dignidad y libertad de las personas, y muchos se dan incluso en los ámbitos de salud. Como parte de los esfuerzos que el COPRED ha emprendido, está la elaboración de la Guía de referencia para profesionales de la salud mental en el combate a los ECOSIG, que se presentó el 11 de julio de 2019 junto con Yaaj AC, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), así como la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) a través de su Facultad de Psicología y el Colectivo de Estudios de Género del Sistema de Universidad Abierta y Educación a Distancia Iztacala.

Esta guía pretende sensibilizar, dotar de herramientas e información científica a las personas del sector salud para prevenir y eliminar la discriminación y violencia ejercida en contra de las personas LGBTI+ mediante las denominadas “terapias de conversión” para la protección y promoción de los derechos sexuales, derecho a la salud, el libre desarrollo de la personalidad y autodeterminación de la población LGBTTTI+.

Además, como parte de una campaña conjunta entre gobierno, la academia y organizaciones civiles para promover una cultura por la no discriminación y la igualdad, la Escuela Nacional de Trabajo Social (ENTS) de la UNAM, la asociación Yaaj México A.C y el COPRED presentaron, y difunden de manera permanente, una infografía sobre los ECOSIG.

Desde el COPRED, aplaudimos la reforma al Código Penal de la Ciudad aprobada por el Congreso de la Ciudad de México y señalamos que sigue siendo imprescindible combatir la homofobia, lesbofobia, bifobia y transfobia, así como toda forma de odio que impida a las personas disfrutar y acceder plenamente a sus derechos en igualdad de circunstancias.

Ser lesbiana, gay, bi, trans, intersex o queer (LGBTIQ) es bueno. No hay nada que cambiar, y mucho menos nada que curar.