Herramienta de accesibilidad para
personas con discapacidad
Portal de Accesso

La RIOOD hace un llamado a combatir la crisis sanitaria, económica y social por la COVID-19

Publicado el 04 Noviembre 2020

Pronunciamineto CONJUNTO

La RIOOD hace un llamado a combatir la crisis sanitaria, económica y social que ha provocado la pandemia derivada por la COVID-19, con medidas que favorezcan la cohesión y la justicia social para los grupos y personas históricamente discriminadas.

En el marco de su VII Reunión Extraordinaria, la Red Iberoamericana de Organismos y Organizaciones contra la Discriminación (RIOOD), reconoce las buenas prácticas que sus integrantes han implementado para abordar y atender la pandemia ocasionada por el SARS-COV-2 y la protección de los derechos humanos de las personas y poblaciones en situación de vulnerabilidad.

Asimismo, conoce el impacto diferenciado que la pandemia por COVID-19 ha representado para los países de la región y, por ende, las repuestas han sido diversas debido a las condiciones sociales, económicas y estructurales que cada país presenta, por lo que es imprescindible combatir la crisis con medidas que favorezcan la cohesión y la justicia social y que no aumenten las brechas de desigualdad, al contrario, que esta situación de cambio sirva para avanzar hacia la construcción de sociedades más igualitarias, solidarias y, por tanto, fuertes y resilientes.

Es por ello que, se destacan las acciones que han implementado integrantes de Bolivia, México, y Panamá relacionadas con la atención a las personas con discapacidad. En el caso de Bolivia, destaca la ampliación de los mecanismos para la denuncia en casos de violación a los derechos humanos, en México la elaboración de guías con recomendaciones y lineamientos para la protección de la salud, campañas y ampliación de los servicios de asesoría para casos de discriminación y en El Salvador la generación de mecanismos para la difusión de información accesible en braille y en audio, así como la labor de personas intérpretes de lengua de señas y subtitulaje en mensajes institucionales.

En relación con acciones en favor de las personas lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersex (LGBTI), en Argentina se han difundo campañas, desarrollado seminarios en línea sobre cuidados y medidas de protección y la elaboración de documentos (“coronapapers”). Por su parte Colombia, ha elaborado documentos para identificar a los grupos mayormente afectados o con mayor vulnerabilidad ante la pandemia como las mujeres trans que ejercen el trabajo sexual, las personas LGBTI migrantes y refugiadas, personas viviendo con VIH y mujeres víctimas de violencia intrafamiliar. España ha desarrollado un Plan de Medidas de Protección de los derechos de las personas LGTBI frente a los impactos de la crisis del COVID-19, así como la publicación de una Guía de recursos para hacer frente a la exclusión y a discriminaciones por orientación sexual e identidad de género durante la crisis por COVID-19, una Guía rápida para víctimas de delitos de odio por LGTBIFOBIA y una Guía rápida para víctimas de violencia intragénero durante la vigencia del Estado de Alarma.

Por otro lado, se destacan las medidas generales que se han desarrollado en Argentina, Bolivia y Brasil para ampliar y fortalecer los recursos telefónicos y digitales para asesorar y orientar en casos de violaciones a los derechos a la salud, derechos laborales u otros, campañas de sensibilización, suministros de ayudas de emergencias para contar con alimentos y otros servicios básicos, así como pronunciamientos, seminarios y mensajes públicos haciendo un llamado enfático a respetar los derechos humanos de las personas históricamente discriminadas.

No obstante, se conoce que las situaciones de discriminación, estigmatización y violencias cotidianas se han exacerbado en todos los países iberoamericanos para ciertas grupos y personas. Por mencionar algunas:

  • Las personas trans, y muy específicamente las mujeres trans, tienen dificultades para acceder a los servicios de salud y otros servicios sanitarios.
  • La desigualdad y la discriminación histórica de la cual los pueblos indígenas, el pueblo gitano/Romaní y las poblaciones afrodescendientes han sido, y continúan siendo víctimas, generan como consecuencia una situación de aún mayor vulnerabilidad pues no existen datos desagregados de origen étnico- racial relacionados con los registros sanitarios para recoger y divulgar información esencial para protegerles de los efectos económicos, sociales y sanitarios provocados por esta pandemia.
  • Las personas que viven con discapacidad tienen más probabilidades de experimentar situaciones de discriminación que derivan, entre otras cuestiones, en peores condiciones de salud y en mayores dificultades para acceder a una atención adecuada que responda a sus necesidades particulares.
  • Las personas migrantes, refugiadas y desplazadas enfrentan violaciones debido al contexto de las medidas restrictivas adoptadas para la contención de la pandemia, tales como el cierre de fronteras y reducción de libertades de libre tránsito interna e internacional.

Por ello, la RIOOD enfatiza en la necesidad de garantizar que las medidas que se implementen coloquen en el centro la protección de las personas, particularmente aquellas que históricamente han vivido condiciones de vulnerabilidad y discriminación estructural, así como incorporar un enfoque de derechos humanos interseccional tal como lo han señalado en sus recomendaciones y resoluciones la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Organización de Estados Americanos (OEA).

En particular, la RIOOD estima pertinentes las medidas1 relacionadas con la difusión de información exacta, clara y de base empírica, campañas de sensibilización, proporcionar apoyo específico, incluyendo apoyo financiero, social y fiscal, a las personas particularmente afectadas y garantizar la protección contra el racismo y la xenofobia o el crecimiento del nacionalismo desenfrenado. Asimismo, hace un llamado a que la disponibilidad, la distribución y el acceso de una futura vacuna sea sin discriminación y se impulsen procesos de cooperación para intercambiar buenas prácticas y acciones diferenciadas e interseccionales destinadas a la atención de grupos históricamente discriminados.

Finalmente, apelamos a difundir las actuaciones positivas y solidarias que están llevando a cabo las personas y organizaciones representativas de comunidades o pueblos que históricamente han sido discriminados con el objetivo de hacerles partícipes como sujetos de derechos en la elaboración e implementación de planes de respuesta al COVID- 19 y en el proceso de reactivación económica-social a nivel nacional y local que garanticen su protección integral con un enfoque de igualdad y no discriminación.

1 Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Directrices esenciales para incorporar la perspectiva de derechos humanos en la atención a la pandemia por COVID-19, 5 de mayo de 2020. Disponible en http://oacnudh.hn/wp-content/uploads/2020/05/V1.5_Directrices_ONU-DH_Covid19-y-Derechos-Humanos.pdf.