Herramienta de accesibilidad para
personas con discapacidad
Portal de Accesso

COPRED llama a eliminar expresiones racistas

Publicado el 11 Junio 2020

Pronunciamiento 018

“En una sociedad racista, no es suficiente no serlo, se debe ser anti-racista” Angela Davis

A la luz de las protestas por el perfilamiento policial y violencia institucional en contra de las personas por su pertenencia étnico-racial, resulta profundamente inquietante la ausencia de empatía y concientización social de cara a la eliminación de comentarios y prácticas racistas en nuestra Ciudad, pues nos dejan ver que en nuestro país aún existe un sentimiento diferenciado generado por el tono de piel de la gente.

Durante estos días, hemos atestiguado en redes sociales comentarios y actitudes por parte de “influencers” que desprecian o rechazan un tono de piel “moreno y oscuro”. Ello demuestra que todavía nos queda un largo trecho por recorrer para lograr la eliminación del racismo en nuestro país. Lejos de ser un desliz, este tipo de comentarios refuerzan las prácticas violentas y discriminatorias en contra de las personas por la tonalidad de su piel.

Desde el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (COPRED) hacemos un llamado a la sociedad en general a no formar parte de los círculos de discriminación y violencia racistas, a eliminar de las expresiones menciones que desprecian a las personas por su apariencia, tonalidad de piel o pertenencia étnico racial. Es verdad que una expresión generalizada por sí misma no daña a alguien en particular, no obstante, también es cierto que los dichos racistas, clasistas y xenófobos arraigados en nuestro lenguaje cotidiano solamente reflejan el raci-clasismo que aún pervive en las relaciones sociales, jerarquizando a las personas, excluyéndolas del goce de sus derechos y exculpando o incluso, fomentando, la discriminación y la violencia en su contra.

La encuesta sobre discriminación de la Ciudad de México de 2017, elaborada por el COPRED, (EDIS 2017) encuentra el tono de piel como la tercera causa de discriminación con más menciones y un 79.6% de las personas encuestadas considera que las personas afrodescendiente son discriminadas, frente a un 87.4% que considera lo mismo de la población indígena; mientras que el 5.6% mencionó que fue discriminada por su color de piel. Por su parte, de las personas que mencionaron conocer a alguna persona que ha sido discriminada, el 9.7% dijo que el motivo fue su color de piel.

El racismo es una construcción social desde el privilegio, a través del cual se jerarquiza a las personas por la tonalidad de su piel o su pertenencia étnico-racial, pues se apega a un sentimiento irracional de superioridad de una persona sobre otra por ciertos rasgos visibles o no y la consecuente estereotipación de estos. Ello, deriva en un proceso de exclusión social, obstaculización en el acceso a oportunidades1 y al reforzamiento de procesos a través de los cuales algunas personas no solo poseen menos, sino que son crecientemente incapaces de acceso a los diferentes ámbitos de la vida social.2

El racismo normalizado ubica ciertos tonos de piel como “feos” e incluso atribuye valores como confiabilidad o características como capacidad o inteligencia de acuerdo con el tono de piel de las personas, las manifestaciones en apariencia espontáneas y sin intención de ofender, traen con ellas toda una historia de desigualdad y rechazo. Desde la cultura de los derechos humanos está superada la visión de clasificar a la humanidad en “razas”, biológicamente no existen tales categorías. México es una nación multicultural, con una diversidad enorme en su gente y en su cultura. La preservación de estereotipos y estigmas que privan de derechos una gran parte de nuestra población deben evitarse en aras de una sociedad mas inclusiva. Pasemos de ser una sociedad dividida a ser una sociedad anti-racista.

OXFAM. “Por mi raza hablará la desigualdad”, México. 2019. https://www.oxfammexico.org/sites/default/files/Por%20mi%20raza%20hablara%20la%20desigualdad_0.pdf

CEPAL, “La exclusión social de los grupos pobres en Chile”, Santiago, Chile, 26 de junio de 1998, p. 4